Alaska – Senderismo en auténticos glaciares de la era de hielo

Alaska es un destino que en el mapa parece exótico y con tan sólo pronunciarle genera frío. Sin embargo este estado con 739.795 habitantes de los Estados Unidos, posee maravillosos glaciares que al mezclarse con la vida silvestre y la cultura produce paisajes hechos al óleo, por lo que se ha convertido un referente del ecoturismo. Los mejores avistamientos de auroras boreales los encontrarás en Alaska, principalmente en el mes de octubre, por ello también es llamada la tierra del sol de media noche.

Los expertos en ecoturismo coinciden en que Alaska ofrece senderos de exigente travesía, desde realizar una caminata en alguno de sus más de 100 mil glaciares, sobrevolar la vida silvestre en una avioneta o experimentar de un paseo en trineo tirado por perros, actividad llamada Mushing, y que es considerado el deporte oficial del estado desde 1972. Para los más aventureros, puedes experimentar en alguno de sus ríos y lagos de una excursión en balsa o kayak.

Los glaciares de Prince William Sound es el sitio perfecto para disfrutar de glaciares con paredes de más de 5 metros, en tu recorrido te acompañará el majestuoso sonido del rompimiento de los hielos. Te sorprenderá lo amigable que puede ser el invierno de Alaska, no es precisamente gélido y oscuro, los nativos conviven de forma conjunta con la naturaleza, las actividades invernales van desde la práctica de snowboard hasta caminatas con raquetas de nieve.

 

alaska-1024x682-blog

 

Si lo que deseas es sumergirte en la vibrante cultura nativa, el arte, los festivales y la herencia rusa, no podrás dejar de visitar Native Heritage Center, donde encontrarás la talla de tótems, símbolos que representan a cada clan o familia. Vive una experiencia única en el mes de julio en The Fairbanks Summer Arts Festival’s, festival que reúne a exponentes de todas las artes y aspirantes a artistas para intercambiar ideas.

Fantástica y exquisita gama de platillos ofrece Alaska, el pescado es la base de la gastronomía, principalmente el salmón; por lo que no podrás irte sin probar la Sopa de Pescado, otra carne que se prepara en algunas zonas es la carne de ballena, la cual se almacena hasta el invierno, la carne se obtiene de cacerías legales que se llevan a cabo entre primavera y otoño. La parte más deliciosa es la cola.

Los restaurantes y la vida nocturna, te invitan a deleitar el sabor de los mariscos silvestres de Alaska como el rodaballo y el cangrejo real e incluso la hamburguesa de alce. Son alimentos que cada año atraen a miles de turistas de todo el mundo, lo mejor es que puedes encontrarlos en todo el estado. Además algo que enorgullece a los nativos es la producción de cerveza artesanal, que incluye excursiones a fábricas de cervezas hasta festivales a lo largo del territorio.

Si deseas comprar souvenirs o cualquier producto nativo, te invito a buscar los emblemas de la “Mano Plateada” o la leyenda “Fabricado en Alaska”, emblemas que garantizan la autenticidad del producto.

Parada obligada tendrás en Juneau, capital de Alaska. La forma de accesar es inigualable, sólo podrás llegar en barco o avión; conoce el Capitolio Estatal, la iglesia rusa ortodoxa de Saint Nicholas, sus museos o la calle de South Franklin, sumérgete en la trepidante vida nocturna de Alaska y descubre la última frontera de Estados Unidos.


Compartir


<< Regresar